El ferrocarril de Luis I de Baviera (Ludwigseisenbahn) – La construcción del ferrocarril

Platner buscó un técnico para la construcción del ferrocarril basado en el modelo del ferrocarril de Liverpool a Manchester. Al principio, su socio Scharrer en 1833 quería enviar a un técnico alemán a Inglaterra para estudiar el ferrocarril inglés. Por motivos de costes, se estableció contacto con la firma de Robert Stephenson a través de la casa comercial Suse and Libeth de Londres. Sin embargo, este exigió para su colaborador un salario anual de 600 libras esterlinas (por aquel entonces, unos 7.200 florines). A eso habría que añadir los gastos de viaje y otros gastos de un intérprete de alrededor de 2.400 florines. Platner, estaba en 1834 como diputado en Múnich y por mediación del ingeniero civil real (hidráulico y de caminos) de la región, conoció a Paul Camille von Denis, que se había familiarizado con los últimos avances en sistemas ferroviarios durante su viaje a América del Norte y a Inglaterra.

Monumento dedicado en Núremberg al Ferrocarril de Luis I de Baviera
Atribución: André Karwath aka Aka, CC BY-SA 2.5, vía Wikimedia Commons

El rey Luis apoyó más bien de mala gana la construcción del ferrocarril debido a su preferencia por la construcción del Canal de Luis I de Baviera desde el Meno hasta el Danubio. Permitió que el ferrocarril llevara su nombre, y autorizó a su gobierno a comprar para el estado la simbólica cantidad de dos acciones. De enorme importancia para la construcción del ferrocarril fue, sin embargo, que el más tarde constructor del Taunus-Eisenbahn (ferrocarril Taunus), Paul Camille von Denis, fuera dispensado por el rey para la construcción del ferrocarril. Para la construcción, adoptó el ancho de vía inglés de 1435 mm para los casi en línea recta 6,04 km de largo, línea de vía única que partía desde Plärrer (Núremberg) junto a Fürther Straße hacia Fürth.

Fuente: Wikipedia en alemán

El ferrocarril de Luis I de Baviera (Ludwigseisenbahn) – La creación de la línea

Tras los buenos resultados que ya en los primeros años proporcionó el sistema ferroviario en Inglaterra desde 1825 con el ferrocarril de Stockton y Darlington, los hombres de negocios de la región de Franconia tomaron la determinación de construir una línea de ferrocarril a lo largo de la calzada (Chaussee) que unía Núremberg y Fürth. Para ello, el 14 de mayo de 1833 enviaron una invitación a compañías comerciales afines para la creación de una «compañía para la puesta en marcha de un ferrocarril arrastrado por locomotoras de vapor entre Núremberg y Fürth«, que se publicó en los diarios de mayor difusión, y de la que surgió la empresa ferroviaria. Tras el llamamiento, la entidad mercantil Platner comenzó la emisión de acciones. En seis meses, los dos principales impulsores de Núremberg: el negociante y jefe mercantil Georg Zacharias Platner, y el director de la Escuela Politécnica (precursora de la actual Escuela Superior Técnica de Núremberg) Johannes Scharrer; llegaron a suscribir un capital social valorado en un total de 132.000 florines. El interés anunciado de un 122/3% del capital se cuestionó en múltiples ocasiones. Pero en 1836, la compañía pudo pagar un dividendo del 20%. El jurista, juez de distrito, divulgador científico, escritor y accionista Michael Ludwig Wellmer, que fue miembro de la junta directiva hasta 1835, recibió el encargo de redactar un primer borrador de los estatutos de la recién creada compañía.

Acción de la Ludwigs-Eisenbahn-Gesellschaft (Compañía del ferrocarril de Luis I)
Atribución: Hans Schlieper (Wikipedia en alemán), dominio público, vía Wikimedia Commons

El 18 de noviembre de 1833, en el salón de plenos del ayuntamiento de Núremberg, comparecieron 76 partícipes del capital social (de un total de 207 accionistas que suscribieron acciones por valor total de 132.000 florines), y presentaron lo que sería la creación de la «Compañía del Ferrocarril de Luis I en Núremberg«. La Compañía del Ferrocarril de Luis I (Ludwigseisenbahn-Gesellschaft) solicitó a la Casa real un privilegio para operar su línea ferroviaria. No se limitaba exclusivamente a la línea Núremberg – Fürth, sino que incluía «posiblemente» a todo el reino, además de solicitar un «uso perpetuo del mismo con exclusión de terceros». La Ludwigs-Eisenbahn-Gesellschaft no solo vio la línea férrea de 6 km de distancia como una línea alemana experimental, sino que también previó que la vía férrea sería ampliada en el futuro hacia el Danubio y el Meno. Sin embargo, el rey Luis I de Baviera no aprobó esto, así como limitó el privilegio a 30 años (de los 50 que se habían solicitado), concediendo un privilegio con las condiciones limitadas el 19 de febrero de 1834. A partir de ese momento, la sociedad por acciones se llamaría «Real Compañía Privilegiada de Ferrocarriles de Luis I de Baviera en Núremberg» (Königlich privilegierte Ludwigs-Eisenbahn-Gesellschaft in Nürnberg).

Fuente: Wikipedia en alemán

El ferrocarril de Luis I de Baviera (Ludwigseisenbahn) – Introducción y antecedentes históricos

El 19 de febrero de 1834, la «Real Compañía Privilegiada de Ferrocarriles de Luis I de Baviera», con sede social en Nürnberg, obtiene la concesión del Reino de Baviera para la construcción de un ferrocarril de Nürnberg a Fürth.

Mapa histórico de la línea del ferrocarril de Luis I de Baviera

El viaje inaugural tuvo lugar el 7 de diciembre de 1835. Con él se pone en circulación en Alemania el primer ferrocarril arrastrado por una locomotora, iniciándose la era del ferrocarril (ver Historia del ferrocarril en Alemania).

Antecedentes históricos

Las noticias que llegaban desde Inglaterra sobre el desarrollo del ferrocarril causaron una gran sensación en Alemania. Especialmente en Baviera, donde la calzada (Chaussee) que unía las importantes ciudades comerciales de Nürnberg y Fürth en Franconia, era la ruta más transitada del reino. Tal sensación también se vio reflejada en las publicaciones sobre un sistema ferroviario plenamente alemán de Friedrich List, y en las de Joseph von Baader, a quien el rey Luis I de Baviera había enviado a Inglaterra para un estudio sobre el ferrocarril.

Tras debatirse este asunto en el Parlamento Regional Bávaro, en 1825 el rey de Baviera autorizó la construcción de un ferrocarril experimental en el Palacio de Nymphenburg conforme al sistema de Baader. Pero puesto que la petición del rey en 1828 a los comerciantes de Franconia para que iniciaran la construcción de una línea férrea no fue escuchada, el rey Luis I finalmente se decidió por su proyecto favorito: la construcción del Canal de Luis I de Baviera entre los rios Danubio y Meno.

Fuente: Wikipedia en alemán