La firma industrial «Borsig» – Introducción y fundación de la empresa

Borsig es una compañía alemana fabricante de máquinas industriales con sede en Berlín. La compañia producía sobre todo locomotoras de vapor, y durante la era de las locomotoras de vapor, fue el mayor proveedor de Europa y el segundo mayor a nivel mundial.

Dibujo técnico de la primera locomotora Borsig, de August Borsig (1840)

Fundación y fabricación de la primera locomotora

El 22 de julio de 1837, August Borsig fundó, tras sus muchos años de trabajo en la fundición de Franz Anton Egells, una fundición y una fábrica de maquinaria propia en Feuerland (Berlín), frente a Oranienburger Tor (la Puerta de Uranienburgo); en Chausseestraße, esquina a Torstraße. Como maestro industrial trajo en 1837 a Johann Friedrich Ludwig Wöhlert, de quien Borsig era amigo desde que trabajaron juntos para Franz Anton Egells en la Neuer Berliner Eisengießerei. Wöhlert permaneció hasta 1841, y luego fundó su propia empresa en las proximidades, la F. Wöhlert’sche Maschinenbau-Anstalt und Eisengiesserei. Al principio, Borsig construyó máquinas de vapor para cubrir sus propias necesidades y para otras empresas, al mismo tiempo que piezas metalúrgicas artesanales y para la construcción. En 1839 se efectuaron por vez primera reparaciones a locomotoras de vapor de la Berlin-Postdamer Eisenbahngesellschaft (Compañía de ferrocarril Berlín-Postdamer).

La fábrica construyó su primera locomotora propia en 1840, a la que se bautizó con el nombre de «Borsig» y a la que se dió el número de fabricación «1». La máquina tenía una disposición de ejes de tipo 2’A1, un bastidor interior y cilindros exteriores dispuestos oblicuamente. En la construcción también participó Wöhlert, que más tarde afirmó ser él realmente el creador, lo que Borsig negó.

El 21 de julio, Borsig dejó que la locomotora compitiera con una locomotora construida por George Stephenson en una carrera desde Berlín a Jüteborg de la Berlin-Anhaltische Eisenbahn-Gesellschaft (Compañía ferroviaria Berlin-Anhaltische). La «Borsig» ganó la carrera con diez minutos de ventaja. Ello demostró que era posible, a pesar de la falta de experiencia, que los alemanes construyeran locomotoras, al menos tan buenas como las de fabricación británica. Por consiguiente, ya no era necesario importar vehículos ferroviarios junto con los técnicos. Otras seis máquinas de esta clase fueron en 1842 para el ferrocarril Berlin-Stettiner Eisenbahn-Gesellschaft (Compañía del ferrocarril BerlínStettin) y el Oberschlesische Eisenbahn (el ferrocarril de la Alta Silesia).

Reproducción de la locomotora de vapor BEUTH, de Borsig, fabricación número «24», en el Museo alemán de Tecnología de Berlín-Kreuzberg.
Atribución: de:User:MPW57, dominio público, vía Wikimedia Commons

Los ferrocarriles estatales prusianos encargaron 18 locomotoras de vapor hasta 1843, y en la Allgemeine Deutsche Gewerbe-Ausstellung 1844 (Gran Feria Industrial de Berlín de 1844), Borsig exhibió su vigesimosexta locomotora.

Fuente: Wikipedia en alemán