Los coches de compartimentos con puertas laterales sin posibilidad de intercirculación

Al comienzo de la era del ferrocarril en Inglaterra, normalmente se colocaban dos o tres compartimentos de carrocerías de diligencias sobre un chasis de ferrocarril. La utilización de diligencias antiguas se decidió por razones de simplicidad, ya que sencillamente no existía todavía ninguna industria dedicada a la fabricación de coches de viajeros para el ferrocarril. Por eso, en el siglo XIX este tipo de coches se denominaron también «coches de viajeros de tipo inglés» (abreviadamente, coches de compartimentos de dos y tres ejes), en contraposición a los coches con intercirculación de aquellos años conocidos como coches-salón, los «coches de viajeros de tipo americano» (por lo general, coches largos de cuatro ejes con intercirculación y con una plataforma abierta en los extremos del coche).

Antiguo coche de compartimentos inglés formado a partir de los compartimentos de tres carrocerías de diligencia. Alrededor del año 1830.
Atribución: Autor desconocido, dominio público, vía Wikimedia Commons

Al principio, el origen de los compartimentos individuales provenientes de las carrocerías de los coches de caballos era todavía reconocible. Pero pronto se produjo la unión de estos formando en el coche una caja con muchas puertas de acceso laterales, apareciendo los «coches cienpuertas». Los coches de compartimentos sin comunicación interna entre los compartimentos, que en el siglo XIX estaban catalogados también como «sin intercirculación», se construyeron hasta principios del siglo XX. Un inconveniente considerable de este diseño era que los viajeros, después de subirse al tren no podían cambiar de compartimento, por lo que en las grandes aglomeraciones tomaba mucho tiempo el que los viajeros se acomodaran en las plazas libres. En tales trenes, durante el viaje tampoco se podía ir al servicio (en aquella época todavía se le denominaba «retrete») o al coche-restaurante. No obstante, ambos equipamientos únicamente se generalizaron en los trenes alrededor de 1890. Si había servicio, a el solo se podía acceder durante una parada, y únicamente se podía salir de el de nuevo en la siguiente parada. La insuficiente posibilidad de comunicación con otros viajeros o con el personal del tren favoreció que se perpetraran crímenes en el tren. Aparte de eso, el personal del tren debía trepar por los estribos a lo largo del coche si quería revisar los billetes durante el viaje, lo que causó un altísimo número de accidentes mortales. El riesgo de accidentes de este tipo aumentaba con la cada vez mayor velocidad de los trenes, además de que a velocidades más altas, debido al consiguiente flujo más fuerte del aire generado por la marcha, las puertas que se abrían tal vez ya no podían volver a cerrarse.

Los problemas de comunicación se resolvieron en un primer momento mediante una pequeña ventanilla entre los compartimentos. Con la necesidad de mayores velocidades de viaje (paradas más cortas en las estaciones de tren) y de mayor comodidad, se dotó también a los coches de compartimentos de servicios (al principio uno por compartimento) y posteriormente con un pasillo interior (intercirculación), que si bien suponía una reducción de los asientos, permitían cambiar de compartimento o el acceso al servicio situado en el interior del coche. Numerosos coches de compartimentos de los primeros tipos se transformaron posteriormente según las necesidades. Pero también se procuraron formas intermedias entre la de los coches de compartimentos y los de con pasillo de intercirculación. Es decir, coches en los que cada compartimento (o cada dos) disponía(n) de una puerta lateral de entrada, pero a su vez contaban también con un pasillo y con intercirculaciones a los siguientes coches.

Coche de compartimentos con puertas laterales prusiano, tipo C3 con garita de guardafrenos.
Estación de Heringsdorf/Usedom.
Atribución: Joachim Müllerchen, CC BY-SA 3.0, vía Wikimedia Commons

Innumerables vehículos de dos, tres y cuatro ejes del tipo constructivo de coche de compartimentos se encontraban ampliamente dispersos sobre todo en el norte de Alemania y eran utilizados muy especialmente por la Preußischen Staatseisenbahn (los ferrocarriles estatales prusianos). También se les podía ver mucho por Francia (aquí, en parte de la cubierta superior con un segundo piso abierto por los laterales y denominados Voiture á Impériale). Pero también con cuatro ejes en el Reino Unido, con el nombre de Compartment Car. Así como en el Reino de Italia, donde eran conocidos como Centoporte (cienpuertas), y a veces como Milleporte (milpuertas).

Fuente: Wikipedia en alemán

Los coches de viajeros reconstruidos de la DB

Se conocen como coches de viajeros reconstruidos de la Deutsche Bundesbahn (DB) a los coches de ferrocarril de tres o cuatro ejes que se produjeron a partir de mediados de los años 50 del siglo XX a partir de antiguos coches de compartimentos y de coches para trenes expresos de la época de los ferrocarriles federales.

Coche de viajeros reconstruido del tipo constructivo B4yg (75911Ffm). Museo del ferrocarril de Hanau.
Atribución: Museumseisenbahn Hanau e. V., CC BY-SA 4.0, vía Wikimedia Commons

Antecedentes

Tras la Segunda guerra mundial y hasta la década de los 60 del siglo XX, la Deutsche Bundesbahn (DB) tuvo que hacer frente, no solo a una manifiesta carencia de coches de viajeros, sino también con un considerable envejecimiento de los que disponía. Más de 13.000 vehículos de dos y tres ejes, así como alrededor de 900 coches de cuatro ejes de compartimentos y para trenes expresos de la época de los ferrocarriles federales constituían todavía el grueso de los parques móviles.

Los pocos coches de acceso central que se facilitaron en los años 1953/1954 para el tráfico de trenes rápidos, no fueron suficientes para restaurar y renovar el material obsoleto destinado al tráfico de pasajeros. Los limitados recursos financieros permanentes de los que podía disponer la Deutsche Bundesbahn y la escasez de material que imperó tras la Segunda guerra Mundial, no permitieron en aquel tiempo una amplia renovación.

La administración central de la Bundesbahn encargó después del otoño de 1953 a las oficinas centrales de la Bundesbahn en Minden, que presentara un proyecto para la reconstrucción de los coches de preguerra de dos y tres ejes, de los que únicamente deberían conservar las ruedas y los chasis de los vehículos. La carrocaría, en cambio, debía ser reemplazada por una nueva. Mediante la combinación del empleo de una nueva desarrollada y moderna carrocería y la utilización adicional y simultánea del soporte de los coches de los ferrocarriles federales, se pudieron construir modernos coches de viajeros, que caracterizaron el tráfico de viajeros en Alemania durante muchos años.

Tras el éxito de los coches de viajeros reconstruidos de tres ejes, la Deutsche Bundesbahn (DB) quiso también reconstruir los todavía numerosos coches de viajeros de cuatro ejes de diferentes diseños que había en los parques móviles de los ferrocarriles estatales existentes en todas las direcciones departamentales de los ferrocarriles federales, de acuerdo con los mismos principios.

Desde Francia, Austria y los Países Bajos llegaron ejemplares para programas de reconstrucción similares. El éxito de los programas de reconstrucción de la Deutsche Bundesbahn animó también a la Deutsche Reichsbahn (DR), que lanzó sus propios programas de reconstrucción (Reko-Wagen y «Modernización de coches de viajeros») a partir de los años 1957/1958.

Fuente: Wikipedia en alemán