Historia del ferrocarril en Alemania. El ferrocarril en lo que posteriormente sería territorio alemán, desde los inicios del siglo XIX hasta 1870

Los inicios del ferrocarril

En la primera mitad del siglo XIX, el incipiente ferrocarril que estaba surgiendo en lo que en un futuro sería el territorio alemán, fue acogido por las gentes de diversas maneras. Mientras que algunas personas con espíritu empresarial como Friedrich Harkort y Friedrich List vieron en el ferrocarril una posibilidad para estimular la economía y superar la tutela a la que estaban sometidos los pequeños estados, especialmente en Alemania, y que por eso ya abogaron por la implantación del ferrocarril durante la década de 1820 y principios de la de 1830, otros estaban asustados por las humaredas y el humo que desprendían las locomotoras o vieron peligrar sus propios ingresos.

Borrador del año 1833 sobre el proyecto de Friedrich List para el primer sistema ferroviario alemán.
Atribución: Robert Krause, dominio público, vía Wikimedia Commons

Friedrich Harkort fundó en 1820 un consorcio con el objetivo de construir un tranvía de tracción animal desde la cuenca carbonífera de Schlebusch hasta Haspe. El ferrocarril para el transporte de carbón Schlebusch-Harkorter Kohlenbahn, con una longitud de una legua prusiana (aproximadamente unos 7 1/2 kilómetros) fue concluido en las partes esenciales en 1828, y fue el primer ferrocarril en comenzar a funcionar sobre esa distancia. El transporte del carbón se llevó a cabo con un ferrocarril sobre una vía estrecha tirado por caballos. A partir del 1 de abril de 1876 comenzó a funcionar con locomotoras de vapor. Actualmente el ferrocarril está clausurado y desmantelado. Aunque todavía pueden ser visitados restos de esta línea. La superestructura de la vía y los vagones fueron utilizados más tarde de manera casi idéntica para la construcción del ferrocarril Deilthaler Eisenbahn.

Vía y vagones del ferrocarril Schlebusch-Harkorter Kohlenbahn.
Atribución: Friedrich Harkort, Gezeichnet und Lithographiert von Tangermann, dominio público, vía Wikimedia Commons

Con la colocación de unas vías férreas ferradas por la compañía (sociedad anónima) Deilthaler Eisenbahn fundada en 1828, fue construida al sur de Essen la primera línea de ferrocarril todavía hoy en uso sobre suelo alemán. La superestructura de la vía de este ferrocarril constaba de traviesas de roble (según una descripción), sobre las cuales se fijaban con clavos de madera un par de listones de madera «Straßbäumen» (rieles de madera) con una longitud cada uno de 3,30 m. Sobre los «Straßbäumen» se fijaron, de nuevo con clavos de madera, rieles de hierro de un grosor de 40 mm. Inicialmente, el ancho de vía era solo de 82 cm. El trayecto cubría igualmente una distancia de una legua prusiana. El 20 de septiembre de 1831, el Deilthaler Eisenbahn fue inaugurado solemnemente por Guillermo de Prusia, hijo de Federico Gillermo II de Prusia, rey de Prusia, denominándose desde entonces Prinz-Wilhelm-Eisenbahn-Gesellschaft. Hasta 1844 funcionó como tranvía de tracción animal para transportar carbón. Ya desde 1833 también estaban disponibles coches de viajeros de uso lúdico. En 1847 el ferrocarril se amplió a ancho estándar (ancho internacional), operando entre Steele Sur y Vohwinkel como un ferrocarril a vapor con el nombre de Steele-Vohwinkler Eisenbahn. El trazado del ferrocarril es actualmente el que se utiliza en un tramo de la línea 9 del S-Bahn Rin-Ruhr.

No obstante, oficialmente y para la mayoría, se considera que es el ferrocarril de Luis I de Baviera (Ludwigseisenbahn), de la compañía privada Ludwigs-Eisenbahn-Gesellschaft de Núremberg y construido por el ingeniero Paul Camille von Denis, el primer ferrocarril alemán, ya que en el se utilizó un nuevo tipo de locomotora de vapor. Fue inaugurado oficialmente el 7 de diciembre de 1835 con un viaje desde Núremberg a Fürth, tras haberse realizado circulaciones de prueba con la locomotora «Adler». El ingeniero inglés William Wilson llevó a cabo este primer viaje y fue el primer maquinista de Alemania. Para el público de aquella época, moverse con una locomotora de vapor era visto como el principio de una nueva época. La decisión de la Ludwigs-Eisenbahn-Gesellschaft de adoptar el sistema inglés con su tipo de riel y ancho de vía, las pestañas de las ruedas, material rodante, etc., tuvo además en efecto normativo, ya que posteriormente los ferrocarriles alemanes también adoptaron el sistema evidentemente apto. No obstante, el desarrollo de la red de líneas alemana pasó por delante de este ferrocarril, ya que no tuvo ninguna conexión con otras líneas ferroviarias. Al final, entró en competencia con el tranvía eléctrico entre Núremberg y Fürth. El 31 de octubre de 1922 cesó su funcionamiento y se aprovechó su trazado para poner en servicio un tranvía rápido.

Locomotora de vapor «Adler«. En 1835 tiró del primer tren arrastrado por una locomotora en Alemania.
Atribución: Autor desconocido, dominio público, vía Wikimedia Commons

Siguió el ferrocarril Berlin-Potsdam (Berlin-Potsdamer Eisenbahn) como el primer ferrocarril en Prusia. Iba desde Zehlendorf hasta Potsdam cubriendo una distancia de 11 km de longitud, y fue inaugurado el 22 de septiembre de 1838. Y el 29 de octubre de 1838, la prolongación de 12 km desde Zehlendorf a Berlín. El trayecto Berlin-Potsdam sería el primer tramo de la línea que uniría Berlín con Magdeburgo (la línea de ferrocarril Berlin-Magdeburg).

Desde el 1 de diciembre de 1838, circuló el ferrocarril estatal del deucado de Brunswick (en el ducado de Brunswick) entre Brunswik y Wolfenbüttel. Como primer ferrocarril explotado en Alemania de propiedad estatal, a causa de las dificultades financieras del ducado, fue vendido a Prusia en 1869, probablemente para evitar una absorción por parte de la propia Prusia.

El 20 de diciembre de 1838, la compañía de los ferrocarriles de Düsseldorf a Elberfelder (Düsseldorf-Elberfelder Eisenbahn-Gesellschaft) inauguró el tramo DúseldorfErkrath, siendo el primer tren a vapor de la región de Renania, o Provincia del Rin prusiana.

El primer tramo de ferrocarril construido en Hesse fue el del Taunus-Eisenbahn, de 41,2 km de recorrido, que unía la Ciudad libre de Fráncfort con Wiesbaden, capital del Ducado de Nassau. Entró en funcionamiento en cuatro fases, entre el 26 de septiembre de 1839 y el 19 de mayo de 1840.

Fuente: Wikipedia en alemán