El «Lübeck-Büchener Eisenbahn» (el Ferrocarril de Lübeck a Büchen)

El Lübeck-Büchener Eisenbahn (Ferrocarril de Lübeck a Büchen; abreviadamente, LBE) fue una compañía que explotaba el tráfico ferroviario entre las ciudades de Lübeck y Büchen, así como la de Hamburgo.

El Lübeck-Büchener Eisenbahn en 1861.
Atribución: Autor desconocido, dominio público, vía Wikimedia Commons

Historia

Antecedentes históricos

Los primeros planes para la construcción de una conexión directa por ferrocarril entre Hamburgo y Lübeck datan de 1831. La iniciativa partió del negociante de Lübeck Emil Müller, y de su padre Nikolaus Hermann Müller. Nikolaus Hermann Müller se comprometió tras el fin del periódo afrancesado (en Lübeck) por mejorar las comunicaciones en Lübeck. Por tal motivo, participó en la primera compañía naviera de barcos de vapor del capitán Matthias Bürring Lov, que desde 1824 enlazaba regularmente Lübeck con Copenhague.

Cuando en 1831, Emil Müller propuso la construcción de una línea de ferrocarril Hamburgo-Lübeck que conectara el Mar del Norte con el Mar Báltico, su búsqueda de compañeros de aventura en Lübeck fue inútil, por lo que viajó a Londres en 1833, donde finalmente encontró inversores. Como ingeniero responsable, Müller pudo contratar a Francis Giles, quien como ingeniero jefe de la Newcastle and Carlisle Railway (1829-1836), ya contaba con experiencia en la construcción ferroviaria. Marc Isambard Brunel y su hijo Isambard Kingdom Brunel, constructores del túnel londinense en el río Támesis (1825-1843), también ofrecieron sus servicios a Müller. En septiembre de 1833, el asistente de Giles, William Lindley, viajó a Hamburgo, comenzando los trabajos topográficos de medición que durarían hasta el 6 de noviembre de ese mismo año, y siendo más tarde responsable de la construcción del ferrocarril Berlín-Hamburgo y del sistema de evacuación de aguas residuales de la ciudad de Hamburgo. Debido a razones de tiempo, Lindley luego renunció a solicitar a las autoridades danesas por adelantado la autorización para los trabajos de medición.

En 1834, el propio Giles viajó a Copenhague, donde el 10 de agostó presentó una solicitud de autorización para el ferrocarril proyectado. Únicamente en esa ocasión informó oficialmente al rey danés sobre los trabajos topográficos que se estaban realizando, lo que no gustó en la corte, así como tampoco el que se estuvieran celebrando simultáneamente negociaciones sobre la construcción de la carretera Hamburg-Lübecker (Chaussee). Esto también cuestionó el posible apoyo de las ciudades de la Liga Hanseática Lübeck y Hamburgo al proyecto, ya que como prioridad se encontraba la construcción de la citada Chaussee. Por eso, la consiguiente suscripción de capital de la compañía ferroviaria que se iba a crear (la idea era emitir 15.000 acciones de un valor de 20 libras esterlinas cada una) tan solo marchó lentamente y desembocó finalmente en 1839 con la salida de Müller, en la disolución de esta primera compañía de ferrocarril de Lübeck.

En 1843 se hizo un nuevo intento, cuando el propio Ayuntamiento de Lübeck acometió la construcción de una línea ferroviaria a Hamburgo y al respecto formularon varias consultas al gobierno danés. La zona de Holstein situada entre Hamburgo y Lübeck se hallaba bajo dominio de Dinamarca, y el gobierno danés prohibió la construcción de un enlace directo entre ambas ciudades. Esto presumiblemente sucedió a instancia de los distritos de Holstein y especialmente de Kiel, que por su parte se vieron perjudicados en sus intereses comerciales por las leyes fiscales y aduaneras de Hamburgo y Lübeck.

Únicamente por la presión de otros estados de la Confederación Germánica, Rusia y Francia, el gobierno danés se comprometió el 23 de junio de 1847 a autorizar la construcción de un ferrocarril en Büchen, en el Ducado de Sajonia-Lauenburgo, como parte de la línea férrea Berlín-Hamburgo. La ciudad hanseática (Lübeck) recibió el apoyo de personalidades tan renombradas como Alexander von Humboldt, Klemens con Metternich y el rey Federico Guillermo IV de Prusia.

La aprobación llegó tres días antes del inicio del Festival General de la Canción Alemana (Allgemeinen Deutschen Sängerfeste) que se celebraba en Lübeck, y tres meses antes del comienzo de las Jornadas Germánicas (Germanisten-Tage) presididas por Jacob Grimm, quien en la reunión del año anterior en Fráncfort del Meno, había elegido Lübeck como el lugar de celebración de la reunión, entre otras razones, para mostrar que el bloqueo por Dinamarca del enlace ferroviario era una «cuestón nacional». Ello a pesar de la ubicación apartada de Lübeck en Alemania y en vista de la mala accesibilidad debida a la falta de conexiones ferroviarias. Con la aprobación fue posible una conexión indirecta entre Lübeck y Hamburgo, de 35 km adicionales de longitud. Desde el punto de vista de la competidora Compañía de ferrocarril Altona-Kiel, este compromiso tenía la ventaja de que la conexión de Lübeck con Hamburgo por Büchen ahora cubría una distancia aproximadamente igual que la conexión por ferrocarril entre Altona (por entonces todavía en Holstein) y la igualmente también en Holstein Kiel.

Fuente: Wikipedia en alemán