Las partes básicas de una maqueta ferroviaria

Toda maqueta ferroviaria (o de trenes) se compone básicamente de tres partes:

  • una instalación ferroviaria por la que circulan trenes;
  • un equipo para el control de la instalación ferroviaria y de los trenes;
  • y un equipo para suministrar la energía eléctrica necesaria a los dos elementos anteriores y que estos puedan funcionar.
Partes básicas de una maqueta ferroviaria
Figura 1

En la figura adjunta se muestra un diagrama de bloques con la representación esquemática de los tres componentes básicos de una maqueta ferroviaria, de las relaciones que existen entre estos componentes, así como de los diferentes flujos (de datos y de corriente de alimentación) que se dan en la maqueta.

Como puede observarse en el diagrama, el equipo de alimentación suministra corriente eléctrica y alimenta al equipo de control. La energía eléctrica que recibe el equipo de control se utiliza, por un lado, como fuente de energía para el propio funcionamiento del equipo de control. Y por otro, para suministrar corriente eléctrica y alimentar a la instalación ferroviaria y a todos sus componentes. Esto significa que el equipo de alimentación no alimenta directamente a la instalación ferroviaria, sino que lo hace a través de los equipos de control.

Por su parte, el equipo de control no solo se encarga de suministrar energía eléctrica a la instalación ferroviaria, sino que también se encarga de controlarla y de gobernarla. Para ello envía una serie de comandos a los diversos elementos presentes en la instalación ferroviaria (como locomotoras, agujas, señales ferroviarias, luces, etc.) para que ejecuten determinadas acciones (como por ejemplo que un tren se pare; que una aguja se posicione de determinada forma; que una señal ferroviaria notifique «vía libre»; o que un conjunto de luces se enciendan o se apaguen, entre otras muchas posibilidades).

Pero, además, el equipo de control recibe información del estado de la instalación ferroviaria. A través de diversos dispositivos (como vías de contacto, de conmutación, sensores, etc.), la instalación ferroviaria informa a los equipos de control del estado y de los sucesos que se producen en una maqueta ferroviaria. Cuando el equipo de control recibe esta información, la procesa, y responde enviando a la instalación ferroviaria los comandos y órdenes oportunas para el gobierno y control de la maqueta.

Este proceso es cíclico, ya que al ser una maqueta de trenes un sistema dinámico, constantemente se están produciendo sucesos y variaciones en la instalación ferroviaria que requieren de atención y respuesta por parte del equipo de control. Lo que, a su vez, vuelve a alterar el estado de la instalación ferroviaria.